Blog

12 junio, 2017

Recursos para casa y para el aula para ayudar a los niños a calmarse.

En el último post os hice una selección de cuentos para abordar una de las emociones más difíciles de controlar por los niños, la ira.
En esta ocasión, seguiremos tratando el mismo tema. Pero esta vez nos vamos a centrar en dos recursos muy fáciles y sencillos de hacer y tener, tanto en casa como en la clase, para ayudar a los más pequeños a calmarse.
Los dos recursos provienen de la metodología de María Montessori y si se utilizan adecuadamente y con asiduidad pueden llegar a dar grandes resultados. 

 – Los frascos de la calma o botella de la paz.
 – La mesa o caja de la Paz.

 Los frascos de la calma o botella de la paz.

Estas botellas de la paz se usan para ayudar a los niños a calmarse. Por eso podemos encontrarlas en la mesa de la paz. Es una buena manera para que los niños se relajen. Puede utilizarse para hacer Mindfulness con los niños, ya que se centran en lo que están haciendo con la botella. Cuando el niño está enfadado y coge la botella ve como se mueve rápidamente. Observa con atención cómo cuando deja de agitarla poco a poco ese movimiento va parándose y la purpurina va a parar al fondo.
Todo ese proceso que el niño ha observado nos sirve a los adultos para poder hablar con él cuando ya está calmado. Podemos hacerle ver que cuando él se enfada sus emociones también están descontroladas, como las burbujas, y que al igual que ellas poco a poco se relaja. Las burbujas van a parar al fondo y él se queda tranquilo y relajado.
Os muestro los materiales, los pasos a seguir y un vídeo en el que se describe cómo hacerlo.
Materiales para hacer un frasco de la calma.

  • 1 bote de cristal (más bien alto) o botella de plástico.
  • Purpurina del color que quieras. Mejor tonos claros.
  • Pegamento glitter o transparente.
  • Agua templada.
  • Colorante alimentario.
  • 1 cuchara sopera y otra de postre.
*Puedes utilizar en lugar de pegamento aceite para bebé o glicerina.
Pasos para hacer un frasco de la calma. 

  • Vierte agua templada o caliente en el bote de cristal o la botella de plástico. (Si el niño es pequeño.)
  • Echa dos cucharadas soperas de pegamento y remueve bien.
  • Escoge un color de purpurina y echa tres cucharaditas de postre bien llenas. Remueve.Añade una gota de colorante alimentario del color que más le guste a tu hijo y vuelve a remover. 
  • Cierra el bote o la botella. ¡Listo!                            

Os dejo un vídeo para que veáis como se hace una botella o frasco de la calma.

https://www.youtube.com/watch?v=YARHS1gFDuM
La mesa o caja de la Paz.
Podemos hacer una variante de esta mesa de la paz en función del espacio que tengamos en casa. En mi caso yo tengo una caja. Por lo que sería la caja de la paz. De esta forma puedo llevármela donde quiera y me ocupa menos espacio. Pero el niño debe saber en todo momento: cómo se usa, dónde y por qué la va a usar.
Podemos usar la mesa de la Paz para la resolución de conflictos internos. En este caso solo para un niño o para resolución de conflictos externos: dos niños.
En este post solo me voy a centrar en la resolución de conflictos internos, es decir, para uso individual.
Hay veces que un niño se siente frustrado, nervioso, triste, enfadado, en estos casos la mesa de la paz le ayuda a tener un espacio donde calmarse e identificar sus sentimientos. (Si ya son un poco más mayores.)
Los objetos que podemos poner en la mesa de la paz pueden variar.

¿Qué podemos poner en la mesa de paz?

  • Un objeto agradable para sostener en las manos. Así se centra en el objeto y va  relajándose.
  • Reloj de arena o bola de nieve. Le sirve para tener  un tiempo para analizar cómo se siente y calmarse progresivamente.
  • Una campana o instrumento musical: palo de lluvia… Es voluntario. Cuando el niño considere que ya está tranquilo puede avisarnos con ese sonido que nos indica que ya está preparado para volver a estar con nosotros. En ese momento intentaremos conversar con él sobre lo sucedido para analizar sus emociones  sin forzarlo. Quizá aún no quiera hablar sobre el tema.
  • Un cuento. Le ayuda a distraerse y volver a la calma. Opcional.
  • Un títere. Yo metí este objeto porque le ayuda a hablar de sus emociones a través de un muñeco, o simplemente al inventar una historia se relaja. (Opcional).
Cómo veis podéis incluir los objetos que penséis que van a funcionar mejor con vuestros hijos o alumnos. En definitiva sois vosotros los que mejor los conocéis.

Escrito por: Juani Velilla Montes, Psicopedagoga y Maestra de Educación Infantil.

mesa de la paz y frascos de la calma, psicología infantil

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Portada libro Un abrazo para Púas

Mi primer álbum ilustrado

“¡Un abrazo para Púas!”

Una entrañable y divertida historia de amistad sobre la importancia de los abrazos, que promueve valores esenciales para el desarrollo emocional de la infancia como: fomentar una autoestima positiva y la aceptación de los demás tal y como son.


Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies